• Mejore su salud financiera con ahorro

    En el marco del Día Mundial del Ahorro le traemos recomendaciones y técnicas para elaborar un presupuesto mensual. Esto le ayudará a mejorar sus finanzas y a convertir la práctica del ahorro en un hábito.



    Para costear un viaje, para comprar un carro o una casa, para una emergencia, para aumentar el capital… Son muchas las razones por las cuales los expertos en finanzas recomiendan a las personas que ahorren parte de sus ingresos de manera constante.

    Sin embargo, a pesar de ello, gran parte de la población costarricense no realiza esta práctica. Al menos así lo concluye el estudio “Bancarización, Finanzas y Ahorro en Costa Rica”, realizado por Unimer para la Asociación Bancaria Costarricense (ABC).

    Según la investigación, cuatro de cada 10 encuestados, con edades entre los 35 y 54 años y con un nivel socioeconómico medio o alto, han tenido gastos previstos por un monto igual o superior a su ingreso mensual y de estos, únicamente la mitad hizo algún ahorro para cubrir ese pago. Los demás, acudieron al endeudamiento.

    Usted, ¿a cuál de estas poblaciones pertenece?:

    En el marco del Día Mundial del Ahorro, le ofrecemos una guía con consejos, técnicas y beneficios para adoptar esta disciplina y que así logre, de manera escalonada, mejorar su salud financiera.

    El ahorro es un hábito, no un castigo

    El primer paso para comenzar a ahorrar es entender los beneficios que esta práctica le puede traer a sus finanzas y a su vida personal. Por lo tanto, es necesario que las personas dejen de ver el hábito de guardar dinero como una obligación o un castigo y comiencen a adoptarlo como parte su estilo de vida.

    Recuerde: una buena estabilidad financiera le permitirá tener una vida mucho más tranquila.

    Dicho lo anterior, intente responder a conciencia estas preguntas: ¿Cómo se imagina su futuro?, ¿Cuál meta desea cumplir?, ¿Cómo planea cumplirla?

    Si entre las soluciones le viene a la cabeza acudir a un crédito, quizás necesite volver a analizarlo, pues factores como su capacidad financiera, la estabilidad laboral o la organización del presupuesto, pueden convertir esa solución en un problema a corto o mediano plazo.

    “Si no hay un ahorro y surgen los imprevistos, las personas suelen recurrir a los préstamos, el problema es que si ese crédito no se cancela oportunamente, se incrementan los intereses a corto plazo y la persona no podrá hacerle frente a la obligación”

    Usted puede ahorrar, entre otras cosas, para:

  • 1. Imprevistos que los ingresos no permiten:

    1. Emergencias médicas.

    2. Reparaciones en la casa o vehículo.

    3. Compras de medicinas.

  • 2. Planes futuros:

    1. Costear estudios de sus hijos o los suyos.

    2. Comprar una casa o un carro.

    3. Realizar un viaje.

    4. Remodelar el hogar.

    5. Tratamientos médicos.

  • 3. Cubrir gastos:

    1. Pago de marchamo.

    2. Comprar regalos navideños.

  • 4. Necesidades básicas:

    1. Acudir al médico.

    2. Comprar comida o ropa.

    3. Aumentar el capital.

  • “Es importante fijarse una meta antes de comenzar un ahorro porque de esta manera usted puede obtener mayor motivación”.
    Javier Angulo, experto de Finanzas con Propósito.

    Encuentre la estrategia que mejor se adapta a su realidad

    En el mundo financiero se habla de muchas técnicas de ahorro. Entre esas, las graduales como ‘La Regla de las 52 semanas’. Esta consiste en que se ahorra la cantidad de colones, según la semana del año en la que se encuentre.

    Por ejemplo, en la semana 1 –que es la primera del año– se ahorran ¢1.000 (esta la base), la semana siguiente –que corresponde a la semana 2– ahorra ¢2.000, y así hasta llegar a ¢52.000 en la semana 52. De esta forma, la persona contará con un ahorro de ¢1.378.000.

    Aunque es una cifra nada despreciable, es una técnica que para muchos es difícil de seguir.

    Otra estrategia mucho más cómoda es el ‘método del 50/20/30’, lo que quiere decir que la persona debe dedicar el 50% de sus ingresos a las necesidades básicas, el 20% al ahorro y el 30% a los gastos de carácter personal.

    “La única regla es ser consistente y comprometido, ya que la parte más fácil de ahorrar es dejar de hacerlo (el ahorro)”.
    Percy Ávila, jefe del Departamento Financiero – Administrativo del Instituto de Vivienda y Urbanismo (INVU).

    De acuerdo con Ávila, la mejor forma de comenzar a ahorrar es la siguiente:

  • Para saber cuánto dinero tiene disponible para guardar, solo debe sumar los ingresos y restarle todos los gastos. Lo ideal es que por lo menos, del total de ingresos, un 10% o 15% se pueda destinar al ahorro.

    “En el caso de que la capacidad de ahorro sea nula, lo recomendable es que la persona intente reducir al máximo los gastos variables; mientras que si los gastos son mayores que los ingresos (déficit), la persona deberá buscar en una entidad financiera algún producto que le ayude a mejorar su condición”, detalla Ávila.

    Por su parte, Wilman Carpio, encargado de la Unidad de Finanzas del INVU, recomienda a las personas priorizar los gastos, valorar si es necesario darle más peso a una marca que a un producto y, sobre todo, no intentar ahorrar más de lo que puede. La idea es buscar el balance de vivir cómodamente día a día y de pensar en el futuro.

    Calcule su ahorro

    ¢
    %

    Su ahorro mensual

    Monto de ahorro Intereses Años Ahorro mensual

    “Las personas pueden analizar las opciones que les brinda el mercado bancario para facilitarles el ahorro, con rebajos automáticos y sin sentir que está guardando dinero”, añade Carpio.

    Eso sí, recuerde que si el dinero que está ahorrando lo necesita para una emergencia médica, lo ideal es que esté disponible 24/7. Si por el contrario, si desea utilizarlo dentro de unos 10 años (a largo plazo), se recomienda colocar la plata en un certificado a plazo para generar y ganar intereses.

    ¿Qué aspectos debe incluir la revisión del presupuesto mensual?

    • Inicie con un inventario de sus gastos por categoría.
    • Proyecte cada categoría para el mes siguiente.
    • Lleve un registro de cada gasto por categoría guardando recibos, o bien en Excel, un cuaderno o aplicación en el teléfono.
    • Si su presupuesto es compartido, haga estas tareas en conjunto con su pareja o familia.
    • Compare lo que proyectó para el mes siguiente con el real y defina la causa de esa diferencia a favor o en contra.
    • Descargue aquí una plantilla para organizar su presupuesto mensual

    BRAND VOICE DE GRUPO NACIÓN
    COORDINACIÓN COMERCIAL: Ericka Salas, EDICIÓN: Marcela Quirós,REDACCIÓN: Melanie Méndez, DISEÑO Y DESARROLLO WEB: Jose Murillo, Editor gráfico: Steven Acosta,
    © GRUPO NACIÓN GN S.A. 2017